Los brazos invisibles o articulados, también conocidos como brazos europeos o extensibles, son muy duraderos. Es ideal para fachadas, balcones, terrazas, áticos y establecimientos. Gracias a este sistema se pueden cubrir grandes superficies. Una vez plegado, la zona que cubre queda sin ningún obstáculo, libre y despejada. Puede tener unos acabados de acero inoxidable, latón y cobre. Algunos modelos están diseñados con unos pistones neumáticos que garantizan el tensado de la lona aunque el toldo no esté totalmente abierto. Incluso pueden llevar instalados focos de luz alógena.